Sinopsis

Un día, de pronto, todas las personas mayores de quince años de Perdido Beach y alrededores desaparecen sin dejar rastro. Los cerca de cuatrocientos niños que quedan allí, desde recién nacidos hasta adolescentes con verdaderos problemas de agresividad, se descubren solos y sin ningún tipo de autoridad que les gobierne. Y por si esto fuera poco, además de estar encerrados dentro de una cúpula de cristal que ocupa varios kilómetros a la redonda y de la cual nadie puede escapar, algunos de ellos comienzan a desarrollar extraños poderes que les permiten hacer cosas tan sorprendentes como leer la mente, teletransportarse o sanar con el mero roce de la piel. El problema es que, cuando los adultos faltan, los jóvenes que se intentan hacerse cargo de la situación no es que sean, precisamente, los más idóneas.

Olvidados se centra en cuatro protagonistas principales y en otros tantos secundarios que van ganando importancia según se desarrollan los libros. Sam es un joven a punto de cumplir los quince años que esconde un oscuro secreto del pasado, pero también la fuerza para llegar a convertirse en el héroe que todos necesitan dadas las circunstancias. Junto con sus mejores amigos, Quinn, Edilio y Astrid, deberán hacerse cargo de esta nueva realidad sin ley en la que las clases sociales se han desvanecido y ahora solo quedan dos: los que sobreviven… y los que no.

En el otro bando encontramos a Caine y al resto de alumnos del colegio interno parachicos especiales (problemáticos y violentos) que hay a las afueras del pueblo. En cuanto aparece la cúpula y se crea la E.R.A. (Espacio Radioactivo Adolescente), optan por tomar las armas y acercarse al pueblo para imponer un nuevo orden en el que ellos mandan. Desde el comienzo, Caine se presenta como el antagonista directo a Sam: son igual de fuertes, ambos tienen unas personalidades magnéticas… pero mientras uno se hace valer por su bondad, el otro se apoya en el miedo que provoca en los demás.

¿A quién seguirán todos los niños? ¿Cuánto tiempo aguantarán sin los adultos? ¿Qué harán con los nuevos dones que están desarrollando?… Y más importante aún: ¿qué les sucede a los que alcanzan los quince años y desaparecen?